Las respuestas las da la vida cotidiana


Una forma diferente de aprender
Rudolf Steiner, padre de la Antroposofía,
dio origen a un sistema de aprendizaje
llamado sistema Waldorf. El cual parte del
principio que mientras más sentidos
y más elementos estén presentes en el
proceso de aprendizaje, mientras más interactivo
sea este, más integral será el desarrollo
de la persona.

La frustración empieza cuando no existe
la estructura, la lógica ni nadie que conozca
o crea en este enfoque de sistema. Lo irónico es que
la mayor parte de nuestro aprendizaje,
el de la vida cotidiana, se da de esta forma.

Aprendo más por mi cuenta
Una persona me contó el otro día que su
hijo “cree” que tiene su propio sistema
de aprendizaje y por eso este chavalo se ha recorrido
varias universidades, dejando a medio palo
una y otra carrera.

Mira madre -le dice su hijo, yo aprendo
más por mi cuenta. Y vieras que para remate
-me dice ella, a menudo lo llaman ex profesores
para hacerle consultas de como funciona uno
u otro programa informático o pidiéndole
su apoyo en uno que otro trabajo.

En la defensa de su hijo le he dicho,
que el problema es que nuestras universidades
y nuestro sistema educativo en general
está tan enquistado con esquemas bien
retrogrados y lejanos de los problemas
de la vida cotidiana,
que para personas como su hijo
esto se vuelve insoportable.

El sentido común
No es que quiero hacer culto a los genios
y a las genias, sin embargo, algo que
también esta en favor del muchacho
de la anécdota, es que la mayoría de los
y las grandes personas que han pisado este
planeta han pasado por esta frustración
y al final lograron encontrar su camino
por su propio ingenio, a su manera.

Lo triste es que la gran mayoría de personas
están tan conformes con estos esquemas
estáticos, está forma cuadrada de aprender,
con este modelo tan bancario, como el acto de
quién deposita una moneda en un chanchito de barro.
Y al trasladar esta visión y convertirla
en acciones el resultado es la inercia,
provocada por una mentalidad instrumentalizada,
una mente sin sentido común.

Todo tiene que venir en paquete y si algo
faltase entonces hay que traer al consultor,
al especialista. Para que nos diga lo que
la gente que vive la vida cotidiana ya
sabia. Pero esta es la forma como se
sostiene y reproduce el sistema.

Manantial de problemas
Tuve un profesor, uno de los mejores y
ahora que lo pienso, un profesor muy incomprendido.
Que siempre nos decía -cuando se conoce el
problema se tiene la mitad de la solución.

Y en relación a esto, algo que nunca
termine de comprender es porque los y
las formuladores de proyectos que trabajan
en el complejo mundo de las ONGs de
desarrollo. Se pasan la vida inventando uno
y otro problema a resolver, cuando
si se tomasen la molestia de salir de la oficina,
de ir al campo, de estar en contacto con la
gente se darían cuenta que no hay
necesidad de inventarse problemas
(así tendrían la mitad de su problema
resuelto) porque los hay de naturaleza tan variada
y tan diversa que una vida no les bastara
para formular “propuestas de proyectos.”

Nuestro punto de partida
En términos de aprendizaje, nunca se parte
de cero, todas las personas tenemos
experiencias, sabidurías, conocimientos,
cosas que compartir. Por otra parte
muchas de las respuestas a nuestras
preguntas las da la vida cotidiana,
sino vean SlumDog Millionaire.

Yo opino -como dice la canción
que partamos de la gente
para que podamos llegar donde
la gente esta.

Veamos lo que tenemos enfrente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s