La mañana de los monos


La aceleración del cambio
Este fin de semana organice una comida en mi casa, invite a un grupo de amigos linuxeros para comer y compartir. Y antes que llegarán los muchachos, me visito un buen amigo con sus dos hijas, quién mientras yo cocinaba me contó sobre la muerte de la esposa de otro amigo, una noticia que me sorprendio mucho, porque casualmente el día anterior me estaba acordando de este otro amigo.

La noticia me hizo pensar que varias personas que conozco están dejando este planeta rápidamente y le pregunte a mi amigo si la partida de estás personas tendrá algo que ver con la velocidad de los cambios que estamos viviendo, que si tendrá algo que ver con el cambio de época.

Mi amigo me dijo que la crisis mundial tiene muchos matices y que los cambios se están acelerando, porque cada vez hay más problemas sin resolver. Hay crisis ambiental, crisis financiera, crisis de valores y crisis espiritual. Que están catalizando una reacción en cadena que según él también se llevara consigo a muchas personas, que de forma directa o indirecta se verán afectadas.

Porque, aunque la crisis financiera no tenga nada que ver con la muerte de la esposa de mi amigo, el cambio climático tal ves si lo tenga, pues ella murió de un ataque al corazón debido a un problema de la presión.

Me pregunto, ¿será que yo también me voy a ir? ¡no lo sé!, ¿como podría saberlo?, ¿será que una onda de calor me pare el corazón ahora que estoy fuera de forma?, ahora que no hago ejercicios y que me esta saliendo una pansa que ya no puedo disimular.

Mientras frunzo mi seño, me cuestiono profundamente sobre lo que puedo hacer ante esta situación tan preocupante y solo puedo pensar en hacer cosas que están a mi alcance. Para empezar, salir a caminar más a menudo, beber menos cerveza, pues necesito estar saludable para poder hacer algo por mi planeta.

Actuar localmente
La frase “Piensa globalmente, actúa localmente”, les dice algo?. Pues, esta frase es lo único que se me viene a la mente, cuando veo cosas como las que hacen en la finca donde estuve la semana antepasada en Matagalpa.

Esta finca se llama “La Canavalia” y pertenece a una organización no gubernamental, que lleva años promoviendo la agricultura agroecológica como una alternativa para la sobrevivencia y como fuente de ingresos de las familias campesinas, con las cueles ellos trabajan.

Una de las cosas más bonitas de “La Canavalia” es lo arborizado que esta y la gran cantidad de animales silvestres que hay en las 100 manzanas de extensión que tiene la finca.

Pero como me contó César, él administrador de la finca, las cosas no han sido así desde siempre.

La llegada de los monos
César, me contó que cuando compraron la finca el suelo estaba totalmente erosionado, no habían árboles ni animales silvestres. Pero que con mucho esfuerzo y sacrificio, poco a poco, literalmente, le dieron vida a la finca y que uno de los momentos más felices que él había experimentado fue cuando llego la primer familia de monos.

El día que llegaron los monos, era de mañana, era verano, era el mes de abril. Los monos entraron educadamente por el portón principal de la finca. Venían en fila, adelante venía el macho, después lo seguían varias hembras y más atrás sus monitos que con el pasar del tiempo crecieron y formaron sus propias familias. Que ahora podemos ver, a toda hora, en diferentes puntos de la finca.

César, el administrador, me dice “Vos no tenes idea de la felicidad que sentí en ese momento”. Como que si la misma naturaleza les reconociera el excelente trabajo que habían realizado, obsequiándoles la presencia de estos animalitos en este reducto de vida que es “La Canavalia”.

Y tampoco puedo imaginar la felicidad que experimentaron los monos al saber, que al menos en esta finca, tenían donde vivir, porque ahora lo primero que hace la gente cuando compra tierras es prenderle fuego a los árboles.
Yo creo que los monos tampoco imaginaron que desde aquel día este lugar sería su hogar, esperemos para siempre.

La masa crítica
Tengo la convicción que sólo con pequeñas acciones localizadas podremos generar un impacto de amplio espectro. Empezando, desde luego, desde nuestros corazones y mentes.

Y así como las partículas subatómicas excitadas saltan de un subnivel a otro, cuando hay suficiente masa crítica, mientras más personas estemos en este flujo de pequeños cambios positivos la mente colectiva podrá dar ese salto hacia un nuevo equilibrio dinámico que tanto nos hace falta.

Sin embargo, por ahora sólo deseo que mi amigo logre sobrellevar la partida de su esposa y que ella se encuentre bien donde sea que este.

Anuncios

3 comentarios en “La mañana de los monos

  1. "Si te empeñas en destruir, todo se te regresará a ti"?… que pesado se escucha eso!.Pero tenes razón, los pensamientos son como un bumeran que tarde o temprano siempre regresa al lugar de donde salio, con una fuerzo igual y opuesta.Que este bien!…

    Me gusta

  2. Dicen que la masa critica es la raiz cuadrada de la poblacion en cuestion, es decir que la masa critica para una poblacion de 100 personas, seria 10, pero para una de 100,000 seria 316, y de 7 billones la masa critica seria casi 84,000. Quiza algun dia suceda

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s